AsEBioGen

AsEBioGen en la inauguración del congreso GENOBIOTEC’11

Fotografías: Evelyn Nallely Muñiz Guzmán, Diana Massiel Aceves Agüero, Lizeth Leal y Liliana de la Cruz Jiménez

San Nicolás de los Garza, N.L. – 
En los salones de primer semestre de LBG pasan las diapositivas de la clase de bioquímica, hay quién llega sin desayunar, la clase en silencio; mientras tanto, sus compañeros de semestres más delante no han dormido por andar explorando un poquito más en su libro de genética, por tratar de no olvidar a la siguiente página algo de la más reciente edición de la serie Genes, y otros más empiezan con el enésimo ataque de gastritis porque hay que buscar ya un lugar para el servicio social y al mismo tiempo estudiar, tener buenas calificaciones y aprender otros idiomas. Con todo eso, agregar quizá a la lista: ser foráneo.


Están también los profesores que preparan y dan sus clases, mientras en sus laboratorios los esperan proyectos, formatos qué llenar, ensayos qué hacer, tesistas que arrear. Y hay, hasta hoy, también tres generaciones de egresados Licenciados en Biotecnología y Genómica: los que primero tuvieron la idea de que esta carrera debía existir deben quedar sorprendidos ante la magnitud del mecanismo que echaron a andar buscando formar profesionistas competentes, innovadores y emprendedores capaces de aplicar las ciencias genómicas, proteómicas y [la] bioinformática.


¿Se debe “querer” estar en una carrera profesional para cumplir el plan de vida?, ¿o se debe “necesitar” para el mismo efecto? Pueden ser los dos casos: la Universidad atiende una gran variedad de edades, intereses, inclinaciones e ideologías. ¿Pero entonces sonla Universidad y sus planes de estudio y su personal, lo que define nuestro futuro y preparación profesional? En absoluto no: si existe alguien que es completamente determinante en transformar nuestro futuro personal, somos nosotros mismos.


De eso están convencidos nuestros compañeros de AsEBioGen  (Asociación Estudiantil de Biotecnología y Genómica) y han tomado como propio el compromiso de transformar a la parte de la Licenciatura en Biotecnología y Genómica cuya vida no estará nunca escrita en ningún plan de estudios ni en alguna estrategia docente: sus alumnos.

Hiram Mendoza y Paulyna Magaña

La AsEBioGen se propone ser el nexo entre los alumnos, el colegio de profesores, la administración de la facultad y las oportunidades profesionales para los biotecnólogos genómicos. “Se trata de mantener la integridad y la unidad de la carrera “, dice Mendoza Hernández, Coordinador General de la Asociación, que se compone de siete comités más: Vinculación, Difusión e Imagen, Coordinación de Talleres en el Congreso GENOBIOTEC, Asuntos Académicos, Logística, Secretaría y Tesorería.


Hiram Mendoza Hernández (de Chihuahua), Javier Rendón Carrillo (nacido en Guanajuato), Paulyna Magaña Gómez (de Acapulco, Guerrero), Eduardo Almeyda Carvajal (nacido en Campeche), Benjamín Tovar (de Chihuahua), Gilberto Velázquez Meléndez (de Coahuila), Janett Villarreal Halún (de Monterrey, Nuevo León) y Aracely Castillo Venzor (de Chihuahua): son los miembros líderes de comité de AsEBioGen .


Para Almeyda Carvajal, los principales obstáculos de los estudiantes de biotecnología genómica son: el conformismo y la mediocridad. Para Villarreal Halún “no se trata de estar de soberbios ni egoístas” sino de participar e involucrarse. “No nada más estamos aquí para estar nada más recibiendo y recibiendo, si podemos lograr un cambio, si podemos hacer algo, que no es para nosotros mismos, sino para beneficiar a las siguientes generaciones, como es el caso de la AsEBioGen …  ¿por qué no hacer algo si se tiene el potencial?”, nos comenta Mendoza Hernández, quien también nos dice: “si aplicas el método científico en toda tu vida… ¡qué maravilla!“.

La AsEBioGen



Y quién mejor para promover la innovación y la integración de ideas, que un biotecnólogo genómico, pues “un LBG es una persona altamente curiosa, pero que no se conforma con preguntarse las cosas, sino que va a batallar hasta respondérsela; que forma clusters […] precisamente para discutir los resultados de esa investigación. Y pues nunca va a faltar la discusión acalorada […], pero esa es como la cereza en el pastel […], y es que es eso: que no te sientes solo”, como nos comenta Velázquez Meléndez.


Rendón Carrillo sabe que esas ideas deben administrarse para se puedan materializar, haciendo notar que toda gran realidad comienza por un sueño, intenso y sincero, y así nos dice: “se requiere orden […] Pequeñas empresas pueden comenzar aquí, con un producto sencillo”.


Y para concluir, Tovar nos comenta: “no es para nada fácil participar en un grupo de naturaleza social, se requiere mucho esfuerzo, confianza y mucho trabajo en equipo, cada integrante de AsEBioGen  forma una pieza clave en el epicentro de un sistema formado por engranes pequeños que con el movimiento, al final se hace funcionar una maquinaria enorme constituida por diez semestres que representan los engranes de mayor tamaño”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s