Actualidades en Biología Sintética

Jerarquía de la abstracción, según
OpenWetWare Synthetic Biology

Se ha dicho mucho acerca de Biología Sintética hasta ahora. 

Uno puede empezar discutiendo sobre cuál es la definición precisa de Biología Sintética y continuar comentando sobre la factibilidad de las aplicaciones -casi siempre potenciales- que han sido adjudicadas al área en un sinnúmero de medios. Pero la discusión no terminaría: las luminarias ya están sobre la Biología Sintética y se tienen expectativas muy altas, como siempre ocurre cuando un área de la investigación científica toma moméntum en los medios de comunicación.


Mientras tanto, los investigadores del área (quienes están al tanto de los alcances mejor que nadie), observan al fenómeno con precaución. 
En un reportaje para The Chronicle of Higher Education de Marzo del 2013, Paul Voosen reproduce comentarios muy interesantes por parte de James Collins, uno de los pioneros de la corriente actual de Biología Sintética, sobre todo en cuanto a circuitos genéticos.

Lo que resulta especialmente interesante de los comentarios del Dr. Collins, es que nos hace ver que la sobre-excitación con respecto a la Biología Sintética puede terminar haciendo más mal que bien al área y hace un llamado a enfocarse en desarrollar los fundamentos, sobre todo el de “construir para aprender”; tal como lo hace ver uno de sus postdocs, Caleb Bashor: “hay una retroalimentación entre la ciencia enfocada al descubrimiento y la ciencia enfocada a la síntesis, la cual está empezando a ser apreciada ahora por más gente”. En el mismo artículo, Phillip Sharp incluso hace una comparación entre los inicios de la Química Sintética y el estado actual de la Biología Sintética.

Sin embargo, la sobre-excitación es preocupante. 

Ya en el 2010 se había difundido una interestante crítica que reúne los comentarios de las personalidades más destacadas en Biología Sintética, como Jay Keasling, Martin Fussenegger, Luis Serrano, Christopher Anderson, Chris Voigt, Jason Chin, Michael Elowitz, Geroge Church y el mismo Dr. Collins, entre otros, quienes nos hacen ver que algunos de los más grandes retos para la Biología Sintética son: la impredecibilidad de los circuitos genéticos, la complejidad de los sistemas biológicos, la incompatibilidad entre partes estándar y chasises y, finalmente, las variaciones impuestas por los mecanismos naturales de adaptación y deriva sobre los sistemas sintéticos.

En el mismo reportaje de Mayo del 2013, Voosen hace referencia a la a veces ilegítima amalgamación de trabajo en diferentes disciplinas bajo el término Biología Sintética y también menciona a las compañías nacientes en las que se ha invertido 1.84 billones de USD y en las que se están pasando por malos momentos para poder reportar los beneficios que prometían. Uno puede encontrar críticas todavía más audaces en la sección de comentarios de este artículo.

El mensaje es claro: no hay que dejarnos llevar por la euforia y quizá sea más sensato enfocarse a y animar a las futuras generaciones a desarrollar los fundamentos de la Biología Sintética, para no crear falsas expectativas que terminen por detener el avance antes de que el área alcance su madurez.
MLS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s