Archivo de la categoría: Emprendedores

Perfil emprendedor: GATCorp

Biotecnología y productos naturales

Los productos naturales son compuestos químicos que son producidos por los organismos vivos y que pueden ser útiles en las actividades de los seres humanos. Si no te imaginas dónde los puedes encontrar, entonces piensa en los saborizantes y especias de nuestros alimentos, piensa también en los productos de uso cotidiano como las pomadas y cosméticos, y claro, también en los compuestos activos de múltiples medicamentos.

Los seres vivos que sintetizan productos naturales juegan un papel importante en la economía de los países donde se encuentran; sin embargo, su explotación también ocasiona fuertes presiones al ambiente. Además, la concentración de su producción en ciertas regiones del mundo puede incrementar fluctuaciones en su disponibilidad y en sus precios.

Tomemos el ejemplo del aceite de palma, un producto natural utilizado en la industria alimenticia. En 2013, la producción de aceite de palma alcanzó aproximadamente 30 millones de toneladas y representó el 11% de las ganancias de exportaciones en Indonesia, generando 5.7 miles de millones de USD en impuestos. La producción de aceite de palma está relacionada con aumentos en la deforestación y pérdida de biodiversidad en bosques tropicales; sin embargo, países como Indonesia, tienen contemplado incrementar la producción a 40 millones de toneladas para 2020.

Afortunadamente, la capacidad de sintetizar productos naturales ya no es exclusiva de las plantas y los microorganismos que los producen de manera silvestre. Ahora es posible hacer que los microorganismos modelo de la biotecnología (levaduras, algas y diferentes tipos de bacterias) produzcan cada vez más tipos de productos naturales en escalas comerciales y en ambientes controlados. Por ejemplo, Ecover, una compañía biotecnológica, utiliza ciertas cepas de algas y métodos de biología molecular tradicional para producir aceites, buscando reemplazar al aceite de palma.

Primeros en México

Guanajuato es la casa de GATCorp, la primer start-up de biología sintética en México GATCorp es una compañía fundada por egresados del Instituto Politécnico Nacional y que tiene como propósito incorporar los procesos biotecnológicos en la industria de productos naturales y químicos de especialidad en México.

Joel de la Barrera, co-fundador de GATCorp, nos comentó: “GATCorp nació en el año 2013, como un proyecto escolar en la materia ‘diseño de plantas’, para el cual diseñe una planta productora de un metabolito secundario […]  En ese momento de la carrera, la ingeniería metabólica llamó mi atención, junto con  la idea de estandarizar un proceso industrial para casi cualquier metabolito, es decir sin importar que producto sea, puedas obtenerlo en la misma planta y con el mismo proceso de purificación. Le apostamos a emprender para resolver el problema y nos apasiona el poder generar alternativas”.

La industria biotecnológica ha cambiado sus productos objetivo recientemente, con una tendencia a remplazar a los biocombustibles por los químicos de especialidad que tienen altos precios pero se producen a bajos volúmenes.

El primer producto natural que GATCorp está produciendo es el escualeno, y lo hacen bajo el nombre Squaline. Se trata de un isoprenoide de 30 carbonos que es utilizado en la industria cosmética y en algunas formulaciones de adyuvantes para vacunas. “Usualmente este producto se extrae del aceite de tiburón y de fuentes vegetales cómo el aceite de oliva”, afirma Joel de la Barrera. La propuesta de GATCorp es producir escualeno a partir de bacterias.

Los métodos de producción de GATCorp pueden encontrar un nicho en la creciente industria farmacéutica de México. El mercado farmacéutico en México alcanzó los 16.4 miles de millones de USD en 2013, de acuerdo a un reporte de la consultora Deloitte, volviéndolo el segundo mercado más grande en Latinoamérica, con fuerte presencia de medicamentos genéricos. Sin embargo, a pesar de este gran incentivo para emprendimientos biotecnológicos, el caso de la compañía GATCorp no parece ser la regla, si no una de las primeras excepciones.

De estudiantes a emprendedores

El panorama que el Dr. Possani (Investigador Emérito de la UNAM) planteaba en el 2003 para los estudiantes de biotecnología mexicanos no era muy alentador. Entonces, de acuerdo con el Dr. Possani, había pocos trabajos disponibles para aquellos estudiantes por falta de planeación por parte del gobierno de México, por la falta de experiencia e interés en la transferencia tecnológica en las universidades, y por falta de recursos destinados a investigación y desarrollo por parte de las empresas. Trece años después, la situación parece estar cambiando: GATCorp y Huitl, otra compañía también de Guanajuato, son emprendimientos biotecnológicos surgidos a partir de las universidades. Sus páginas web reflejan la autenticidad de estos estudiantes convertidos en empresarios.

Carlos Ruiz Villaseñor, también miembro de GATCorp, tenía la ambición de emprender, pero no se imaginaba terminar siendo parte de la primera start-up de biología sintética de México cuando cursaba su ingeniería: “realmente no pensaba en terminar en la biología sintética, sin embargo tenía claro que tenía que emprender, formar un negocio propio sustentable, puesto que si en verdad queremos hacer un cambio, tendríamos que hacerlo nosotros mismos”.

Las universidades públicas en México son fuerte motor de la biotecnología en el país, pero su adopción de la cultura emprendedora es un proceso reciente. Según Carlos Ruiz Villaseñor, quien también es egresado del Politécnico: “La transición de estudiante a emprendedor al inicio es complicada porque hay que salir de ese paradigma que la escuela nos enseña que es trabajar para alguien más, ese es el reto, animarte a emprender con tus propias ideas, prepararte y salir adelante, en el camino (que será difícil) vas encontrando las herramientas y a las personas indicadas para poder ir formando ese sueño que los emprendedores deseamos realizar”.  El papel de esas “personas indicadas” actualmente lo están jugando los parques de innovación tecnológica de diferentes estados del país y las oficinas de transferencia de tecnología de las universidades.

De acuerdo con Joel de la Barrera, existe una fórmula para un emprendimiento biotecnológico que podría funcionar para otros investigadores: “si el desarrollo resulto exitoso y también resulta que hay un mercado que lo espera [entonces] el primer paso debiera ser la propiedad intelectual, con ella el investigador podrá negociar y proteger su trabajo intelectual […]. Posteriormente habría  que hacer una valuación de la tecnología, aquí existen varios métodos. Sobre todo fijarse en el mercado potencial que puede impactar con tal tecnología y no tener miedo de venderlo como tal y tampoco cerrarse a la negociación. En el mundo de los negocios hay un dicho: Es mejor tener algo a no tener nada. Tampoco regalar la tecnología, pero tratar de no cerrar la negociación. Como tercer paso sería la búsqueda de quién este interesado en el mercado. O si ya esta identificado que mejor, presentarle la solución y sobre todo como el pudiera explotar tal tecnología. Existen distintos formas de negociación y será mejor valerse de un despacho especializado en transferencia de tecnología o los mecanismos con los que los centros de investigación y universidades ya cuentan”.

La autonomía y la controversia en los biorreactores

La capacidad de producir químicos de especialidad en biorreactores significa disminuir la dependencia a las importaciones de productos naturales. Para una economía emergente como México, también puede significar entrar a nuevos mercados. Sin embargo, la producción de productos naturales en biorreactores no va sin controversia.

Existen productos que son el pilar de la economía de algunas comunidades. Por ejemplo, el extracto de vainilla es producido de manera tradicional por comunidades campesinas alrededor del mundo, algunas de las cuales están ubicadas en México, el centro originario de la planta. El mercado global de la vanilina (el producto natural que es la base del extracto de vainilla) es dominado por variantes sintéticas (se estima que el 99% de la vanilina en el mercado es sintética)  debido a la larga duración y la laboriosidad del proceso de extracción tradicional que dificulta su escalamiento. Actualmente, la vanilina también puede ser producida por levaduras en biorreactores, en competencia directa con los métodos sintéticos. Esta nueva tecnología competidora ha causado preocupación entre los productores tradicionales y grupos afines.

Otro aspecto controvertido es la fuente de las materias primas para los bioprocesos. Algunos bioprocesos utilizan algas, las cuales pueden usar la luz como fuente de energía, pero la mayoría de los microorganismos utilizados para las fermentaciones necesitan medios de cultivos ricos en nutrientes. Estos nutrientes usualmente son obtenidos a partir de cultivos como la caña de azúcar. No es fácil determinar si la dependencia hacia estos cultivos terminará por opacar a los beneficios de la producción en biorreactores, ni tampoco si este efecto será el mismo para todos los tipos productos naturales (recordemos que aquí también se incluyen fármacos y otros compuestos difíciles de producir sin afectar al ambiente), pero sin duda tanto beneficios como riesgos deben estar en la balanza. Al respecto, da qué pensar lo que Neil Goldsmith (CEO de Evolva) comentó a The Atlantic: “lo que la biología sintética debe ser capaz de hacer es mejorar la eficiencia con la que convertimos, en última instancia, la luz solar en proteínas y carbohidratos”.

A fin de cuentas, la transición hacia la producción de químicos basada en bioprocesos puede traer beneficios netos a la economía de un país como México, cuya industria biotecnológica y farmacéutica parecen tener un futuro prometedor, y los jóvenes emprendedores de GATCorp le están apostando a demostrarlo.

Perfil emprendedor: Arcturus BioCloud

Arcturus BioCloud (https://www.arcturus.io/) es una startup dispuesta a cambiar la manera para llevar a cabo la modificación genética de microorganismos. La propuesta de esta compañía es que la modificación genética se encuentre solamente a unos clics de distancia del usuario final. Los proyectos que entran a la plataforma de Arcturus BioCloud son llevados a cabo por robots y las construcciones de DNA generadas quedan disponibles para la comunidad de usuarios para construir nuevos proyectos. “No necesitas un laboratorio”, comentaba Jaime Sotomayor, cofundador de Arcturus BioCloud junto con Andrés Ochoa y Luis Silva, para TechCrunch en Mayo de 2015.

En entrevista para la red synbioMX, el cofundador Andrés Ochoa, nos comenta: “vemos la ingeniería genética en dos grandes módulos, la construcción y la experimentación. La experimentación te permite obtener datos para pensar en tu design, modificarlo, construir de nuevo y así pasar por otro ciclo hasta que consigas crear tu aplicación. En este momento nos centramos en la parte de construcción. Normalmente esta parte toma mucho tiempo y es manual y repetitiva. Por eso pensamos que debe ser automatizada, rápida y tener un costo accesible. Nuestro servicio te permite construir rápidamente, a bajo costo (menos que la síntesis de DNA) y de forma modular circuitos génicos. También tiene un alto nivel de abstracción, lo que quiere decir que te deja hacer esto fácilmente sin tener que entrar en detalles. Es tener una interfase gráfica que te permite programar DNA. De la misma forma que tenemos interfaces gráficas ahora que nos permiten usar computadores sin saber los detalles de programación.”

“[…] Nuestra empresa es fundada por personas de Latinoamérica, estamos buscando en un futuro llevar esta tecnología para los países de Latinoamérica. Democratizando así el acceso a esta tecnología en nuestra región.”

-Andrés Ochoa, Cofundador de Arcturus BioCloud

La avanzada Latinoamericana

Los fundadores de Arcturus BioCloud son todos científicos y emprendedores de Latinoamérica que encontraron una oportunidad para llevar a cabo su proyecto en el ecosistema emprendedor de San Francisco. Al respecto, Andrés Ochoa nos comenta: “nuestra empresa es fundada por personas de Latinoamérica, estamos buscando en un futuro llevar esta tecnología para los países de Latinoamérica. Democratizando así el acceso a esta tecnología en nuestra región. Estamos considerando Brasil y México como los primeros lugares donde nos gustaría expandir en un futuro. En este momento solo mandamos DNA dentro de Estados Unidos”.

¿Pero porqué en San Francisco y no en São Paulo, Ciudad de México o Buenos Aires? Ya en su comentario para el Journal of Biotechnology & Biomaterials de inicios del 2015, Andrés Ochoa y Marie-Anne Van Sluys afirmaban: “la mayoría de las compañías de la región de Sudamérica se enfocan en el área de ventas, no en investigación y desarrollo”. Al respecto, Andrés Ochoa agrega para red synbioMX: “Aquí [en San Francisco] tenemos un ecosistema tanto tecnológico como una masa critica de personas que tienen experiencia con ciencia de punta y también con el uso de este tipo de tecnología para la creación de productos y negocios. En Latinoamérica tenemos excelentes profesionales con muy buenas ideas, pero poco acceso a capital y a otros aspectos que hacen parte de un ecosistema necesario para emprender”. Pero Ochoa no se queda solamente en afirmar y aceptar sin más el hecho de que la inversión en investigación y desarrollo en la biotecnología latinoamericana es reducida: además de los planes que tiene Arcturus BioCloud para incursionar en Latinoamérica, que son un reflejo de la visión y la voluntad de sus fundadores, Andrés Ochoa nos comenta que él mismo forma parte y lidera algunas iniciativas que buscan cambiar la situación y conectar grupos a través de Latinoamérica.

Arcturus BioCloud: una plataforma para acelerar la modificación genética

Fotografía obtenida con permiso de Arcturus BioCloud del Twitter oficial de la compañía @arcturusbio
Fotografía obtenida con permiso de Arcturus BioCloud del Twitter oficial de la compañía @arcturusbio

De acuerdo a CrunchBase, la startup se dedica a “codificar, crear y compartir tus experimentos de biotecnología en una manera amigable y sencilla”. Actualmente, la startup tiene una partnership con Synbiota. Con respecto a los servicios específicos, otro reportaje de TechCrunch dice: “la startup [Arcturus BioCloud] también almacena una biblioteca de fragmentos de DNA creados por los usuarios. El modelo de negocio es comercializar cada test por 80 USD. Más de 300 usuarios en 165 países han corrido tests en la plataforma desde su lanzamiento en Mayo”.

En la red synbioMX nos llamó la atención el costo de 80 USD, así que le preguntamos más detalles a Andrés Ochoa, y él nos comenta: “En este momento estamos con una biblioteca de 62 partes, esta será colocada online en la siguiente versión de la plataforma. Estas 62 partes son promotores, RBS y otras partes comúnmente usadas por la comunidad. La idea es que los usuarios coloquen sus propias partes, [y] cuando el usuario coloca su propia parte puede dejarla privada o pública. Si la deja pública todos los otros usuarios la pueden usar para sus construcciones, esta es la mejor forma de colaborar con la comunidad”.

Andrés Ochoa agrega: “una vez tienes el DNA en la biblioteca, no tienes que pagar de nuevo la síntesis (solo lo pagas la primera vez o tu mismo nos mandas el DNA), puedes usarlo varias veces en combinación con las partes de nuestra biblioteca para crear combinaciones de tu circuito […] esto permite reducir el precio solo al costo de montar el DNA (assembly) que empieza a 80 dólares para un circuito con promotor-RBS-gen-terminador. Esto te permite prototipar rápidamente circuitos a un bajo costo y sin tener que hacer tu mismo las combinaciones, reduciendo así el ciclo de design y creación de aplicaciones biológica”.

En un update que Andrés Ochoa nos hizo recientemente, nos comentó que Arcturus BioCloud está preparando lanzar la segunda versión de la plataforma en Diciembre, donde “no solo daremos acceso a construir, también los usuarios podrán escoger los experimentos que quieren y así recibir los datos, como expresión a nivel de RNA y proteína, cerrando así el ciclo de design total que se necesita para prototipar productos”, en palabras del cofundador de la startup.

Así que se tratan de ochenta dólares por una construcción promotor-RBS-gen-terminador cuando ya se tiene el DNA necesario para la construcción. Es un precio base, pero esto no suena nada mal comparado a los costos de generar una construcción en un laboratorio propio, que incluye todo y la infraestructura y el personal capacitado. Separar el proceso de construcción genética del proceso de experimentación podría ser de ayuda para aquellos institutos o compañías que requieren acelerar el proceso de construcción genética, o que cuentan con poco equipamiento o experiencia en manipulación de ácidos nucleicos.  Quizá uno que otro laboratorio latinoamericano deba echar vista a esta alternativa.

Sigue a Arcturus BioCloud:

Twitter: @arcturusbio

Facebook: arcturusbiocloud

GitHub: arcturusbiocloud

YouTube

Medium

 Fe de erratas:

  1. El artículo original decía “30 partes”, pero Andrés Ochoa nos corrigió: actualmente son 62 partes.
  2. El update acerca de la nueva versión de la plataforma lo recibimos por comunicación directa con Andrés Ochoa.
  3. Se agregó el link de Ochoa Cruz, E.A. y Van Sluys, M.A., (2015).

Bioconnect 2014

Bioconnect logo

La Red de Innovación en Biotecnología organiza el sexto encuentro Internacional de Ciencias de la Vida: Bioconnect 2014, que tendrá lugar el 24 y 25 de noviembre en el Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México.

El encuentro reunirá a estudiantes e investigadores emprendedores, con inversionistas y empresarios para identificar colaboraciones comerciales dentro del sector salud, ambiental, energético y agroalimentario.

De acuerdo a su sitio de Internet:

“La Red BioConnect se fundó en el 2008 con el objetivo de fomentar la participación de las empresas mexicanas y extranjeras principalmente pequeñas y medianas en los mercados globales en el sector de Ciencias de la Vida, proporcionando capacitación y asistencia técnica, a fin de impulsar y promover el crecimiento regional y la creación de empleos de alto valor agregado.”

Para su sexta edición, Bioconnect ha publicado una convocatoria para startups universitarias con potencial comercial que busquen fuentes de financiamiento externas para su crecimiento ¡Anímate y registra tu proyecto!

Si eres inversionista puedes registrarte y solicitar acceso a la cartera de proyectos disponible en el siguiente link .

Las actividades organizadas para el encuentro incluyen:

-Presentación de apoyos del gobierno Británico para Ciencia e Innovación en México.

-Mesa de análisis de políticas públicas orientadas al desarrollo tecnológico e innovación.

-Taller para presentar proyectos startups de origen universitario ante inversionistas.

-Mesa de trabajo de modelos de financiamiento para startups de origen universitario.

-Sesiones sobre la Protección de la Propiedad Industrial.

Aquí encontrarás el programa completo.

Para los estudiantes seguidores de la Red Nacional de Biología Sintética y nuestros colaboradores del movimiento DIY bio México, Bioconnect ha brindado 35 becas de entrada libre para asistir al evento. Compártenos tu visión sobre cómo puede impactar la Biología Sintética en México a la siguiente dirección synbiomx@gmail.com y recibirás las indicaciones para tu registro. Estaremos otorgando las becas según vayan llegando las solicitudes.

Te invitamos a seguir las actualizaciones del encuentro en facebook y twitter @BioConnectMex.

Perspectivas para la Biología Sintética

En el periodo que va de Abril del 2011 a Junio del 2012 tuvieron lugar tres simposios sobre biología sintética en los que participaron seis organizaciones académicas de Estados Unidos, Reino Unido y China. Durante los simposios, se abordó la situación actual de la biología sintética y la postura de organizaciones y del gobierno de dichos países, así como los retos, oportunidades y los planes para el desarrollo del área.

Estos tres países se encuentran entre los líderes de la avanzada de la biología sintética en la academia y la industria y las medidas tomadas por ellos pueden servir de modelo para que otros países y organizaciones internacionales aumenten su competitividad.

Recomendamos leer el sumario completo del simposio. A continuación presentamos algunos puntos destacados que se comentaron en él (hay que seguir la advertencia que hacen los autores del reporte de que las aseveraciones hechas no necesariamente representan la opinión de todos los participantes del simposio, los organizadores y las Academias Nacionales de Estados Unidos):

  • La biología sintética es una nueva manera de abordar al estudio de la biología en la que convergen otras disciplinas, especialmente la ingeniería, las ciencias computacionales y las tecnologías de la información. Se distingue de los abordajes a la biología tradicionales por su énfasis en la simplificación y la abstracción.
  • Retos y oportunidades:

    1. Existen grandes retos técnicos para la biología sintética: la gran complejidad e impredecibilidad de los sistemas biológicos, la fidelidad de operación de las partes biológicas y estándares para medición.
    2. Los beneficios inmediatos de la investigación biología sintética están en las herramientas aportadas a la investigación básica.
    3. La industria se ha mostrado dispuesta a invertir en bioproductos modificados y la manufactura biológica. Se estima que en Estados Unidos las ganancias de los productos biológicos alcanzó los 300 mil millones de dólares en el 2010.
    4. A pesar de los retos, hay expectativas positivas a 5, 10 y 20-30 años. Destaca el impacto que se espera en la producción de químicos.
    5. Debido al ritmo acelerado de avance, los marcos regulatorios pueden quedar obsoletos; un acercamiento temprano con entidades regulatorias es recomendado.
    6. Existen grandes retos para la propiedad intelectual y el balance entre los efectos positivos y negativos del sistema de patentes. En el reporte del simposio, se ofrecen diferentes alternativas como solución.
    7. Se debe continuar el acercamiento al público, recibir su opinión y mantener la discusión sobre temas éticos y de bioseguridad.
  • Caminos a tomar:

    1. China se ha propuesto objetivos estratégicos para la biología sintética a 5, 10 y 20 años. En los objetivos se menciona la creación de bases de datos y herramientas de diseño para partes biológicas, se hace énfasis en la producción de químicos, biomateriales, fármacos, partes para plantas, fijación de nitrógeno y eventualmente aplicaciones clínicas.
    2. La inversión en biología sintética alcanza los 260 millones de yuanes por año en China y en Estados Unidos alcanza los 140 millones de dólares por año. Reino Unido se dispone a invertir 56 millones de libras de fondos públicos.
    3. Según Jetta Wong, parte del staff del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Casa de Representantes de Estados Unidos, luego del reporte Una Nueva Biología para el Siglo XXI, la Casa de Representantes incluyó provisiones referentes a biología sintética en el Acta de Competencia de la Manufactura.
    4. La OCDE se ha involucrado activamente en la discusión del potencial económico de la biología sintética. Destaca su Simposio sobre las Oportunidades y Retos en el Campo Emergente de la Biología Sintética de Julio del 2009, en el que se habló, entre otros asuntos, de la innovación en biología sintética, inversión, necesidades de la industria y la academia, governanza y participación pública.

Perfil Emprendedor: GoNext

“Nuestro objetivo es estructurar y hacer accesible el conocimiento para diversos tipos de audiencias que estén interesadas en conocer o en emprender en temas relacionados a Biotecnología y también para crear un espacio en el que los especialistas puedan compartir su experiencia y sus conocimientos”.

-Daniel Rodríguez Reyna, goNext

El proyecto tiene su origen en algunos egresados de la Lic. en Biotecnología Genómica de la Universidad Autónoma de Nuevo León: con un estilo poco convencional y quizá irreverente, goNext invita al público a “apregNder” sobre Biotecnología. 

“Como profesionales de la Biotecnología, debemos reconocer que el conocimiento y las habilidades que hemos desarrollado tienen valor y el potencial para crear empleos y abrir mercados”, comenta Daniel Rodríguez Reyna, socio de goNext y agrega “nuestro objetivo es estructurar y hacer accesible el conocimiento para diversos tipos de audiencias que estén interesadas en conocer o en emprender en temas relacionados a Biotecnología y también para crear un espacio en el que los especialistas puedan compartir su experiencia y sus conocimientos”.

La empresa empezó sus actividades este año en Chile, donde realizaron cursos sobre Biología Sintética para asesorar a los futuros equipos iGEM de la Universidad Mayor y la Universidad de Concepción. Rodríguez Reyna nos comenta: “asesoramos gratuitamente a los equipos iGEM que nos lo solicitan, ya sea de manera presencial como también por videoconferencia e incluso, de ser posible, también apoyamos económicamente a los equipos al donar el 50% de lo recaudado en eventos que se organizan en conjunto con los equipos”. GoNext estará el 26 de Abril en el Tec Campus Querétaro como parte del International Systems and Synthetic Biology Symposium y el 24 de Mayo en la Cd. de México.

Entre los equipos iGEM que goNext apoya están actualmente los correspondientes al ITESM Campus Estado de México, Querétaro y Monterrey, así como del Instituto Politécnico Nacional. Además, goNext también asesora al equipo de la prepa Tec Campus Ciudad de México, quienes tienen planeado participar en la división de High School de iGEM.

En otras partes del mundo, el ideal de llevar el conocimiento sobre Biología Sintética al público y de impulsar el desarrollo tecnológico  en el área ha cristalizado en proyectos como los cursos de SynBioBeta, los servicios de SynBioConsulting o el proyecto axlr8r de SynBioTA. Al respecto, Rodríguez Reyna comenta “se trata de buscar la manera de que el ideal encaje en un modelo de negocio adaptado a las circunstancias en México y en el que las partes involucradas se vean beneficiadas”.

Finalmente, Rodríguez Reyna nos comenta sobre la proyección de goNext en el futuro próximo: “en los proyectos presentes estamos trabajando con especial énfasis en desarrollar material y proyectos de educación y consultoría, pero estamos trabajando también para acelerar nuestros proyectos de desarrollo tecnológico”.