Archivo de la categoría: INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL

Perfil emprendedor: GATCorp

Biotecnología y productos naturales

Los productos naturales son compuestos químicos que son producidos por los organismos vivos y que pueden ser útiles en las actividades de los seres humanos. Si no te imaginas dónde los puedes encontrar, entonces piensa en los saborizantes y especias de nuestros alimentos, piensa también en los productos de uso cotidiano como las pomadas y cosméticos, y claro, también en los compuestos activos de múltiples medicamentos.

Los seres vivos que sintetizan productos naturales juegan un papel importante en la economía de los países donde se encuentran; sin embargo, su explotación también ocasiona fuertes presiones al ambiente. Además, la concentración de su producción en ciertas regiones del mundo puede incrementar fluctuaciones en su disponibilidad y en sus precios.

Tomemos el ejemplo del aceite de palma, un producto natural utilizado en la industria alimenticia. En 2013, la producción de aceite de palma alcanzó aproximadamente 30 millones de toneladas y representó el 11% de las ganancias de exportaciones en Indonesia, generando 5.7 miles de millones de USD en impuestos. La producción de aceite de palma está relacionada con aumentos en la deforestación y pérdida de biodiversidad en bosques tropicales; sin embargo, países como Indonesia, tienen contemplado incrementar la producción a 40 millones de toneladas para 2020.

Afortunadamente, la capacidad de sintetizar productos naturales ya no es exclusiva de las plantas y los microorganismos que los producen de manera silvestre. Ahora es posible hacer que los microorganismos modelo de la biotecnología (levaduras, algas y diferentes tipos de bacterias) produzcan cada vez más tipos de productos naturales en escalas comerciales y en ambientes controlados. Por ejemplo, Ecover, una compañía biotecnológica, utiliza ciertas cepas de algas y métodos de biología molecular tradicional para producir aceites, buscando reemplazar al aceite de palma.

Primeros en México

Guanajuato es la casa de GATCorp, la primer start-up de biología sintética en México GATCorp es una compañía fundada por egresados del Instituto Politécnico Nacional y que tiene como propósito incorporar los procesos biotecnológicos en la industria de productos naturales y químicos de especialidad en México.

Joel de la Barrera, co-fundador de GATCorp, nos comentó: “GATCorp nació en el año 2013, como un proyecto escolar en la materia ‘diseño de plantas’, para el cual diseñe una planta productora de un metabolito secundario […]  En ese momento de la carrera, la ingeniería metabólica llamó mi atención, junto con  la idea de estandarizar un proceso industrial para casi cualquier metabolito, es decir sin importar que producto sea, puedas obtenerlo en la misma planta y con el mismo proceso de purificación. Le apostamos a emprender para resolver el problema y nos apasiona el poder generar alternativas”.

La industria biotecnológica ha cambiado sus productos objetivo recientemente, con una tendencia a remplazar a los biocombustibles por los químicos de especialidad que tienen altos precios pero se producen a bajos volúmenes.

El primer producto natural que GATCorp está produciendo es el escualeno, y lo hacen bajo el nombre Squaline. Se trata de un isoprenoide de 30 carbonos que es utilizado en la industria cosmética y en algunas formulaciones de adyuvantes para vacunas. “Usualmente este producto se extrae del aceite de tiburón y de fuentes vegetales cómo el aceite de oliva”, afirma Joel de la Barrera. La propuesta de GATCorp es producir escualeno a partir de bacterias.

Los métodos de producción de GATCorp pueden encontrar un nicho en la creciente industria farmacéutica de México. El mercado farmacéutico en México alcanzó los 16.4 miles de millones de USD en 2013, de acuerdo a un reporte de la consultora Deloitte, volviéndolo el segundo mercado más grande en Latinoamérica, con fuerte presencia de medicamentos genéricos. Sin embargo, a pesar de este gran incentivo para emprendimientos biotecnológicos, el caso de la compañía GATCorp no parece ser la regla, si no una de las primeras excepciones.

De estudiantes a emprendedores

El panorama que el Dr. Possani (Investigador Emérito de la UNAM) planteaba en el 2003 para los estudiantes de biotecnología mexicanos no era muy alentador. Entonces, de acuerdo con el Dr. Possani, había pocos trabajos disponibles para aquellos estudiantes por falta de planeación por parte del gobierno de México, por la falta de experiencia e interés en la transferencia tecnológica en las universidades, y por falta de recursos destinados a investigación y desarrollo por parte de las empresas. Trece años después, la situación parece estar cambiando: GATCorp y Huitl, otra compañía también de Guanajuato, son emprendimientos biotecnológicos surgidos a partir de las universidades. Sus páginas web reflejan la autenticidad de estos estudiantes convertidos en empresarios.

Carlos Ruiz Villaseñor, también miembro de GATCorp, tenía la ambición de emprender, pero no se imaginaba terminar siendo parte de la primera start-up de biología sintética de México cuando cursaba su ingeniería: “realmente no pensaba en terminar en la biología sintética, sin embargo tenía claro que tenía que emprender, formar un negocio propio sustentable, puesto que si en verdad queremos hacer un cambio, tendríamos que hacerlo nosotros mismos”.

Las universidades públicas en México son fuerte motor de la biotecnología en el país, pero su adopción de la cultura emprendedora es un proceso reciente. Según Carlos Ruiz Villaseñor, quien también es egresado del Politécnico: “La transición de estudiante a emprendedor al inicio es complicada porque hay que salir de ese paradigma que la escuela nos enseña que es trabajar para alguien más, ese es el reto, animarte a emprender con tus propias ideas, prepararte y salir adelante, en el camino (que será difícil) vas encontrando las herramientas y a las personas indicadas para poder ir formando ese sueño que los emprendedores deseamos realizar”.  El papel de esas “personas indicadas” actualmente lo están jugando los parques de innovación tecnológica de diferentes estados del país y las oficinas de transferencia de tecnología de las universidades.

De acuerdo con Joel de la Barrera, existe una fórmula para un emprendimiento biotecnológico que podría funcionar para otros investigadores: “si el desarrollo resulto exitoso y también resulta que hay un mercado que lo espera [entonces] el primer paso debiera ser la propiedad intelectual, con ella el investigador podrá negociar y proteger su trabajo intelectual […]. Posteriormente habría  que hacer una valuación de la tecnología, aquí existen varios métodos. Sobre todo fijarse en el mercado potencial que puede impactar con tal tecnología y no tener miedo de venderlo como tal y tampoco cerrarse a la negociación. En el mundo de los negocios hay un dicho: Es mejor tener algo a no tener nada. Tampoco regalar la tecnología, pero tratar de no cerrar la negociación. Como tercer paso sería la búsqueda de quién este interesado en el mercado. O si ya esta identificado que mejor, presentarle la solución y sobre todo como el pudiera explotar tal tecnología. Existen distintos formas de negociación y será mejor valerse de un despacho especializado en transferencia de tecnología o los mecanismos con los que los centros de investigación y universidades ya cuentan”.

La autonomía y la controversia en los biorreactores

La capacidad de producir químicos de especialidad en biorreactores significa disminuir la dependencia a las importaciones de productos naturales. Para una economía emergente como México, también puede significar entrar a nuevos mercados. Sin embargo, la producción de productos naturales en biorreactores no va sin controversia.

Existen productos que son el pilar de la economía de algunas comunidades. Por ejemplo, el extracto de vainilla es producido de manera tradicional por comunidades campesinas alrededor del mundo, algunas de las cuales están ubicadas en México, el centro originario de la planta. El mercado global de la vanilina (el producto natural que es la base del extracto de vainilla) es dominado por variantes sintéticas (se estima que el 99% de la vanilina en el mercado es sintética)  debido a la larga duración y la laboriosidad del proceso de extracción tradicional que dificulta su escalamiento. Actualmente, la vanilina también puede ser producida por levaduras en biorreactores, en competencia directa con los métodos sintéticos. Esta nueva tecnología competidora ha causado preocupación entre los productores tradicionales y grupos afines.

Otro aspecto controvertido es la fuente de las materias primas para los bioprocesos. Algunos bioprocesos utilizan algas, las cuales pueden usar la luz como fuente de energía, pero la mayoría de los microorganismos utilizados para las fermentaciones necesitan medios de cultivos ricos en nutrientes. Estos nutrientes usualmente son obtenidos a partir de cultivos como la caña de azúcar. No es fácil determinar si la dependencia hacia estos cultivos terminará por opacar a los beneficios de la producción en biorreactores, ni tampoco si este efecto será el mismo para todos los tipos productos naturales (recordemos que aquí también se incluyen fármacos y otros compuestos difíciles de producir sin afectar al ambiente), pero sin duda tanto beneficios como riesgos deben estar en la balanza. Al respecto, da qué pensar lo que Neil Goldsmith (CEO de Evolva) comentó a The Atlantic: “lo que la biología sintética debe ser capaz de hacer es mejorar la eficiencia con la que convertimos, en última instancia, la luz solar en proteínas y carbohidratos”.

A fin de cuentas, la transición hacia la producción de químicos basada en bioprocesos puede traer beneficios netos a la economía de un país como México, cuya industria biotecnológica y farmacéutica parecen tener un futuro prometedor, y los jóvenes emprendedores de GATCorp le están apostando a demostrarlo.

Actividades CIBIOGEM – Octubre 2014

Este Viernes 24 de Octubre de 10 a 12 horas, tendrá lugar el seminario “Caracterización genética y molecular de diferentes razas de ganado bovino” presentado por la Dra. Ana María Sifuentes Rincón del IPN. El seminario será transmitido en línea y para tener acceso es necesario comunicarse al correo de información de la página de la CIBIOGEM.

IV Foro de Biotecnología UPIBI

La Sociedad Estudiantil de Ingeniería Biotecnológica (SEIBT) de la UPIBI organiza para este 22, 23 y 24 de Septiembre el IV Foro de Biotecnología “Recombinando la tecnología”.

De acuerdo a un comunicado del a SEIBT, el IV Foro de Biotecnología “es un espacio innovador para tratar temas de interés para la industria biotecnológica nacional e internacional, con un enfoque multidisciplinario. Este foro representa una oportunidad para la fomración de vínculos entre ciencia y sociedad, propiciando un ambiente idóneo para la interacción de estudiantes, investigadores y empresarios”.

Los temas que se tratarán en esta edición del Foro serán: Biotecnología Médica y Ómicas, Biotecnología Agropecuaria, Biotecnología Ambiental, Bioinformática, Bionegocios y Bioprocesos.

¡Regístrate con tiempo! En esta liga lo puedes hacer. También puedes seguir las noticias del 4to Foro de Biotecnología en su Facebook y en Twitter @Upibi_seibt.

iGEM en Latinoamérica: Ollin IPN México-Zamorano

La competencia internacional de máquinas genéticamente modificadas (iGEM) está por comenzar y hasta el 15 de Abril había 14 equipos de Latinoamérica registrados. Entre los países que participan este años están: México (UNAM, UANL, Universidad de las Américas,  ITESM Campus Querétaro, Campus Monterrey y la UPIBI, así como el ITESM Campus Estado de México y Campus Guadalajara), Colombia (Universidad de los Andes), Chile (Universidad Mayor) y Brasil (Universidad Federal del Amazonas y la Universidad Federal de Minas Gerais).

A lo largo del verano, los equipos habrán de desarrollar un proyecto de Biología Sintética en el que utilizarán algunos BioBricks del Registro de Partes Biológicas y desarrollarán nuevos. Las diferentes categorías en las que competirán son: energía, ambiente, alimentos y nutrición, avance fundacional, salud y medicina, procesamiento de información, manufactura, aplicaciones nuevas, arte y diseño, laboratorios comunitarios, emprendedores, medición, microfluídica, política y práctica y, finalmente, software. Asimismo, habrá un nuevo esquema de premiación en el que dentro de cada categoría se entregarán reconocimientos adicionales en arte y diseño, medición, política y prácticas, así como en software, con la finalidad de reconocer de manera justa los proyectos destacados de los más de 230 equipos que participan a nivel mundial.

Ollin México-Zamorano

Los aztecas antiguos sabían que la base de la vida es el movimiento: el espacio y el tiempo estaban profundamente ligados en su manera de entender el paso de las eras. Los estudiantes del equipo iGEM del Instituto Politécnico Nacional de México y de la Universidad Zamorano en Honduras eligieron la palabra Náhuatl que precisamente significa movimiento: Ollin.

Para sus instructores, la competencia iGEM es una herramienta de enseñanza muy importante en la que han sido testigos y guías en el proceso en el que sus estudiantes aprenden sobre temas avanzados en ciencia, en planeación y gestión de proyectos, en relaciones públicas, networking y muchas otras competencias que son valiosas para su futuro como profesionistas.

Leonor Patricia Rodríguez Pascual, instructora del equipo, comenta: “[iGEM representa] la posibilidad de orientar y acompañar a mis alumnos hacia el descubrimiento de nuevos horizontes de la Biotecnología, de apoyarlos en la generación de nuevas formas de pensamiento y de que interaccionen con grupos de investigación juveniles internacionales”. A esto, el instructor César A. Jiménez añade: “me parece que esta competencia puede desarrollar el interés en el campo y orientar a los estudiantes hacia este, uno de los campos para la próxima gran revolución científica”.

Los estudiantes esperan no solamente incrementar sus habilidades, sino también tener la oportunidad de conocer y compartir ideas con sus pares a nivel internacional y claro, competir con ellos.

Omar Mayorga Pérez, estudiante del equipo, comenta: “yo nunca he participado en iGEM. Siendo esta mi primera vez, yo espero que la competencia sea el equivalente a encuentros que hacen los aficionados a la robótica. Que llegues y empieces a charlar con otros compañeros de otro lado del mundo sobre la Biología Sintética. Que en un ambiente informal se puedan discutir nuevos avances, nuevas ideas y en el futuro, a raíz de esos momentos de camaradería, surja la idea que cambie todos los esquemas. Espero de iGEM que sea un lugar para conocer, compartir y aprender”.

El estudiante Édgar Yonik Baños comenta: “mis expectativas en este iGEM son desarrollarme en un campo nuevo y del cual conozco poco; asimismo, emplear mis conocimientos y habilidades en un proyecto que represente a mi escuela, mi país y mis compañeros”. También acerca de sus expectativas, el estudiante Diego Garfias agrega: “espero poder plasmar todos los conocimientos hasta el momento adquiridos, no sólo académicos, sino de vida y experiencias […] espero poder tener la oportunidad de conocer los puntos de vista y las metas de otros equipos que representan a países e instituciones en una diferente posición a la nuestra.

Life in colors: la vida en colores

El monitoreo del crecimiento de los microorganismos es crucial para los procesos industriales en los que estos organismos están involucrados. Algunos productos biológicos solamente pueden ser producidos durante cierta fase del crecimiento, como los metabolitos secundarios, los cuales son producidos durante la fase estacionaria.

Actualmente es posible encontrar medidores de densidad óptica en línea para biorreactores con las que se determina la fase de crecimiento del lote. Sin embargo,  ¿qué tal si fuera posible determinar la fase de crecimiento en la que se encuentra el cultivo a simple vista?

El proyecto del equipo iGEM Ollin México-Zamorano consiste en acoplar la producción de pigmentos a las transiciones entre fases de crecimiento. Jesús Alfonso Pérez Aquiahuatl, estudiante del equipo, comenta:  “el proyecto en el que estamos trabajando consiste en al recombinación del DNA de Escherichia coli para lograr acoplar enzimas de una ruta metabólica específica que, durante la cinética de crecimiento, nos permitan reconocer la fase de crecimiento en la que se encuentra el cultivo dentro de un biorreactor por medio de compuestos que muestran un color específico. De esta manera se facilitará la identificación de la fase de crecimiento y se ahorrará tiempo en ensayos que llegan a ser largos”.

Luis Daniel Ferrer agrega: “trata de la expresión de genes reporteros sincronizada con cada una de las etapas del crecimiento clásico de una fermentación en lote, de ahí nuestro nombre al proyecto life in colors”.

Más allá de los retos técnicos que el equipo tendrá que sortear durante la competencia, como en generar y probar sus construcciones genéticas y encontrar una manera para compensar la saturación y presencia de la señal fuera de la fase de crecimiento de interés, el objetivo del proyecto tomado aparte resulta interesante: la determinación de la fase de crecimiento de un cultivo a simple vista será de utilidad en aquellos ensayos en los que tengan que correrse varias muestras a la vez o incluso como herramienta para el estudio básico de las fases del crecimiento y sus relaciones con los procesos celulares.

La vida en el equipo

Como en todo proyecto, la fase de planeación y de organización es un proceso en el que los integrantes deben estar dispuestos a explorar y debatir diferentes ideas para beneficio del equipo. Pero los retos no solamente vienen de dentro de la organización del equipo; la estudiante Samantha Canedo Figueroa comenta al respecto: “los principales retos que he percibido dentro del equipo son la desorganización, la falta de confianza, la falta de tiempo por otras ocupaciones y la recaudación de fondos”.

No obstante, en esto no están solos. Los más de 230 equipos de la competencia han sido testigos de un aumento de los costos de inscripción a la competencia. El equipo iGEM Ollin México-Zamorano ha organizado algunas ventas de comida para recaudar fondos en los que han tenido la oportunidad de darse a conocer a la comunidad.

Al respecto de las soluciones que han encontrado a los retos que se han presentado, Jesús Alfonso Pérez Aquiahuatl comenta: “el habla, el respeto, la confianza y el saber escuchar son herramientas que nos han permitido crecer como equipo y y amigos. La organización y la contribución de todos han sido factores muy transcendentales que han permitido que las actividades planeadas y elaboradas hasta la fecha hayan sido un éxito”. A lo que Daniel Dávila, estudiante también, agrega: “algunas soluciones que hemos encontrado para los retos es la prueba y error con las distintas empresas e instituciones a las que se les solicitaba el apoyo, cada encuentro con cada empresa nos hacía darnos cuenta de nuestros errores y aprender a solucionarlos”. Los integrantes del equipo han pasado por muchos retos y el más grande ya está en puertas: durante el verano, habrán de llevar a cabo su proyecto.

Finalmente, sus instructores dan también un mensaje a todos aquellos maestros que están pensando en organizar un equipo iGEM dentro de su universidad. El instructor Jonás Martínez Limón comenta: “la experiencia es muy gratificante y nos permite también a nosotros acercarnos al as nuevas tecnologías del área”, mientras que el instructor César A. Jiménez dice: “no se desanimen, es difícil empezar, pero siempre hay formas y vías para lograrlo si se sabe buscar y se posee paciencia y perseverancia”.

Perfil Emprendedor: GoNext

“Nuestro objetivo es estructurar y hacer accesible el conocimiento para diversos tipos de audiencias que estén interesadas en conocer o en emprender en temas relacionados a Biotecnología y también para crear un espacio en el que los especialistas puedan compartir su experiencia y sus conocimientos”.

-Daniel Rodríguez Reyna, goNext

El proyecto tiene su origen en algunos egresados de la Lic. en Biotecnología Genómica de la Universidad Autónoma de Nuevo León: con un estilo poco convencional y quizá irreverente, goNext invita al público a “apregNder” sobre Biotecnología. 

“Como profesionales de la Biotecnología, debemos reconocer que el conocimiento y las habilidades que hemos desarrollado tienen valor y el potencial para crear empleos y abrir mercados”, comenta Daniel Rodríguez Reyna, socio de goNext y agrega “nuestro objetivo es estructurar y hacer accesible el conocimiento para diversos tipos de audiencias que estén interesadas en conocer o en emprender en temas relacionados a Biotecnología y también para crear un espacio en el que los especialistas puedan compartir su experiencia y sus conocimientos”.

La empresa empezó sus actividades este año en Chile, donde realizaron cursos sobre Biología Sintética para asesorar a los futuros equipos iGEM de la Universidad Mayor y la Universidad de Concepción. Rodríguez Reyna nos comenta: “asesoramos gratuitamente a los equipos iGEM que nos lo solicitan, ya sea de manera presencial como también por videoconferencia e incluso, de ser posible, también apoyamos económicamente a los equipos al donar el 50% de lo recaudado en eventos que se organizan en conjunto con los equipos”. GoNext estará el 26 de Abril en el Tec Campus Querétaro como parte del International Systems and Synthetic Biology Symposium y el 24 de Mayo en la Cd. de México.

Entre los equipos iGEM que goNext apoya están actualmente los correspondientes al ITESM Campus Estado de México, Querétaro y Monterrey, así como del Instituto Politécnico Nacional. Además, goNext también asesora al equipo de la prepa Tec Campus Ciudad de México, quienes tienen planeado participar en la división de High School de iGEM.

En otras partes del mundo, el ideal de llevar el conocimiento sobre Biología Sintética al público y de impulsar el desarrollo tecnológico  en el área ha cristalizado en proyectos como los cursos de SynBioBeta, los servicios de SynBioConsulting o el proyecto axlr8r de SynBioTA. Al respecto, Rodríguez Reyna comenta “se trata de buscar la manera de que el ideal encaje en un modelo de negocio adaptado a las circunstancias en México y en el que las partes involucradas se vean beneficiadas”.

Finalmente, Rodríguez Reyna nos comenta sobre la proyección de goNext en el futuro próximo: “en los proyectos presentes estamos trabajando con especial énfasis en desarrollar material y proyectos de educación y consultoría, pero estamos trabajando también para acelerar nuestros proyectos de desarrollo tecnológico”.