Archivo de la etiqueta: Latinoamérica

Boletín synbioMX – Abril 2017

Resumen de las novedades y temas de conversación en la comunidad synbioMX.

Comienza TECNOx 2.0

La competencia científica de Latinoamérica TECNOx 2.0 tendrá lugar en Guadalajara, Jalisco, desde el 17 al 21 de abril. Equipos procedentes de diferentes países latinoamericanos mostrarán sus proyectos científicos y competirán por premios en diferentes categorías, entre las que se incluyen salud, energía, impacto social y comunicación de la ciencia.  Sigue a la competencia TECNOx 2.0 en Facebook.

Gene Garage organiza panel de innovación en Jalisco

La comunidad de Gene Garage organiza un panel de innovación este 20 de abril a las 19:00. Contarán con la asistencia de líderes de organizaciones promotoras de la innovación jalicienses, así como de la Secretería de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco. La cita es en el bar Barbossa. No olvides registrarte. Sigue a Gene Garage en Facebook.

Curso de introducción a R en bioinformática en Monterrey

La facultad de ciencias biológicas de la UANL organiza un curso sabatino introductorio de R para bioinformática. El curso tendrá lugar en cuatro sesiones de cinco horas (6, 13, 20 y 27 de mayo de 12:00 a 17:00). Regístrate en la coordinación de educación continua de la facultad.

Arranca la competencia TECNOx

TECNOx (www.tecnox.org.ar) es una competencia de biología sintética, robótica y de tecnologías de la información, en la que se busca abordar problemas de relevancia social para Latinoamérica. La competencia es organizada por un equipo de docentes e investigadores, muchos de ellos de la Universidad de Buenos Aires, y está abierta a las universidades latinoamericanas. En esta primer edición participan nueve equipos de universidades de Argentina, Brasil, Colombia y México.

“La idea de la competencia competencia nace de la insatisfacción”, comenta el Dr. Ignacio Sánchez, que junto con el Dr. Alejandro Nadra son los coordinadores generales de la competencia. El Dr. Sánchez agrega: “por ejemplo, la insatisfacción de haber participado en iGEM y, [a pesar de] haber tenido una experiencia grata, habernos percatado que una competencia muy orientada a las necesidades y objetivos de otros países, de otros lugares. También TECNOx nace de la insatisfacción de estar trabajando para el estado, realizando investigación en la que quizá uno no hace cosas todo el tiempo tan relevantes o que le puedan importar directamente a alguien […] Y también hay otra insatisfacción que es la de ver a los estudiantes de grado con mucho talento, mucha iniciativa  y muchas ganas, y muy tapados por materias, exámenes; son gente con capacidad de realizar cosas y no tienen quizá la oportunidad de hacerlo. Queremos demostrar a la gente que no piensa así, que un estudiante de una carrera de ciencias ya tiene muchísima capacidad”.

Inyectando talento a la biotecnología en Latinoamérica

El Dr. Andrés Ochoa Cruz, también miembro del comité organizador de TECNOx, y Marie-Anne Van Sluys de la Universidad de Sao Paulo de Brasil afirmaban en su comentario Participation in iGEM Competition; Education toward Synthetic Biology Innovation que

“la mayoría de las  compañías biotecnológicas en la región de Sudamérica se enfocan en su sector de ventas, no en investigación y desarrollo, con excepción de compañías/organizaciones como Amyris, EMBRAPA, Braskem, CTC y el IAC”.

-Ochoa Cruz y Van Sluys, (2015), Participation in iGEM Competition; Education toward Synthetic Biology Innovation, J Biotechnol Biomater 5:170. doi: 10.4172/2155-952X.1000170.

Los autores no elaboran su argumento más allá y bien pueden existir otras excepciones, pero afirmar que las compañías de biotecnología “se enfocan en su sector de ventas” tiene una resonancia particular para quien ha tenido la experiencia de trabajar en un laboratorio  de biología molecular latinoamericano: ante la baja disponibilidad de productores locales con precios competitivos, se depende de intermediarios para solicitar de manera regular servicios en el extranjero e importar kits y reactivos de experimentos cotidianos.

La opinión de Ochoa Cruz y Van Sluys no es muy lejana a lo que Rafael Rangel Aldao describía en su carta al editor de Nature Biotechnology en el 2004:

“muchos países en vías de desarrollo de las Américas todavía están por obtener los beneficios de la biotecnología, no debido a problemas inherentes a la ciencia o tecnología, sino porque la mayoría de las naciones carecen un sistema para integrar a los diferentes participantes de la investigación, desarrollo y la cadena de manufactura”.

-Rangel Aldao, Rafael, (2004), Realities for Latin American and Caribbean biotech, Nature Biotechnology, 22, 20, doi:10.1038/nbt0104-20

La forma para mejorar el panorama de la biotecnología en Latinoamérica que Ochoa y Van Sluys proponen es acercarse a las nuevas generaciones de científicos y presentarles una manera diferente de entender su labor. Rangel Aldao, por su parte, sugiere que los científicos latinoamericanos tengan la capacidad de combinar su conocimiento con objetivos claros de negocios.

La propuesta de los organizadores de la competencia TECNOx va dirigida precisamente a las nuevas generaciones. “Queremos desarrollar  [en los estudiantes] la idea de que son gente muy capacitada. […] Yo originalmente soy Español pero ahora también me hice Argentino, y lo que me gustó de Argentina y una de las cosas que me incitaron a quedarme es que si bien hay, como en todas partes, gente que quiere pagar el alquiler y llegar a fin de mes y ya, también hay mucha gente que  mira a su alrededor y no le da todo lo mismo, y no todo es dinero, y entonces quiere realizar un aporte de otro tipo. TECNOx quiere decir que ese aporte es posible y quiere dar vías como para que esas ganas de hacer esas ideas y de aportar salgan a la luz, y también una oportunidad para complementar la formación académica tradicional […] Hay muchas aptitudes que se necesitan para llevar proyectos adelante que no tienen lugar en los estudios de grado de la mayoría de las universidades y le queríamos dar lugar también a eso: a aprender a trabajar en equipo, a aprender a trabajar de manera interdisciplinaria, y a aprender a trabajar orientado a objetivos y adentro del mundo real”, comenta el Dr. Ignacio Sánchez.

TECNOx: más allá de competir

La competencia TECNOx no estará enfocada exclusivamente a biología sintética, aunque en esta primera edición los proyectos de esta área predominen. El Dr. Ignacio Sánchez comenta: “TECNOx está empezando este año. Pensamos que sea una comunidad, no de biólogos sintéticos en particular, a pesar de que sea el lugar de donde partimos, sino que sea una comunidad de tecnólogos. Este año va a haber bastantes equipos de biología sintética, también va a haber dos equipos en un track que combina software y robótica. Y pensamos que en el futuro se vayan uniendo otras tecnologías disruptivas como impresión en 3D, como nanotecnología, o cualquier otra tecnología que pueda surgir, pero que tenga una curva de aprendizaje corta y que esté enfocada a hacer rápido y generar en poco tiempo un prototipo.”

Pero además de competir, los participantes tendrán la oportunidad de hacer una aportación de impacto social en su región. En palabras del Dr. Sánchez: “estamos orientando a los equipos a que examinen dónde pueden encontrar problemas relevantes. Por ejemplo, acá al menos en Argentina hay ministerios que se dedican a relevar problemas y a tratar relevar posibles soluciones, y a juntar a los que tienen problemas con los que tienen una posible solución; también hay ONGs que se dedican a esto, también los programas de extensión de las universidades, y también se generan quizá desde otro lado: desde quizá de las cámaras de empresas tecnológicas también se generar oportunidades. Nosotros invitamos a los equipos a que se familiaricen con todo esto y ellos mismos elijan”.

Pero el Dr. Ignacio Sánchez reconoce que estas habilidades de vinculación y de comunicación no son típicamente abordadas por los planes de estudios de las universidades; al respecto, comenta: “estamos organizando diversos talleres. Los talleres los estamos realizando en Buenos Aires, pero estamos tratando de grabarlos para que todo mundo los pueda ver. Además, van a ser presentados en el festejo final”. El festejo final al que se refiere tendrá lugar en abril del 2016, cuando los equipos compartirán sus experiencias y resultados en Buenos Aires, Argentina.

Finalmente, el Dr. Ignacio Sánchez agrega: “TECNOx empezó aquí con este equipo organizador, pero como la idea es construir una comunidad latinoamericana, es obvio que no nos sentimos propietarios de ninguna competencia de ninguna marca […] Si otros años se organiza desde México también me parece un gran éxito, el que fuera rotando entre distintos países y que fuera realmente un esfuerzo comunitario que no dependa de un pequeño grupo de personas”.

¿Veremos la siguiente edición de TECNOx en México? Esperemos que sí. Pero por lo pronto, ¡mucho éxito a los equipos participantes en esta primera edición!

Visita la página de TECNOx: www.tecnox.org.ar

Boletín SynBioMx Noviembre 2014

1. El COP-MOP y la Red Latinoamericana de Biología Sintética – En el Giant Jamboree del iGEM, la Dra. María Mercedes Roca hizo una invitación a los equipos latinoamericanos para buscar los medios para organizar una Red Latinoamericana de Biología Sintética y para participar activamente en temas de regulación en biotecnología y biología sintética, pues la conferencia de los partidiarios de la Convención sobre la Biodiversidad y del Protocolo de Cartagena (COP-MOP) tendrá lugar en México en el 2016.

2. Invitación para la RNBS – La RNBS estableció contacto con la Dra. Roca y ella nos comenta que hace falta una definición de biología sintética y nos invita a planear actividades y eventos relacionados con biología sintética que coincidan con el COP-MOP. También invita a que se forme un grupo internacional del a sociedad civil que represente a la juventud en el mismo evento.

3. Curso Práctico “Synthetic Biology in Action” – El curso práctico “Synthetic Biology in Action” tendrá lugar en Heidelberg, Alemania, del 8 al 20 de Junio del 2015. El curso está dirigido a estudiantes de doctorado e investigadores en las etapas tempranas de su postdoc que están buscando iniciarse en Biología Sintética. La fecha límite de aplicación es el Jueves 12 de Marzo del 2015. Para más detalles, consulta: http://www.embl.de/training/events/2015/SYN15-01/index.html

4. International Synthetic and Systems biology Summer School (SSBSS) – La escuela de verano internacional de biología sintética y de sistemas tendrá lugar del 5 al 9 de Julio del 2015 en Italia. El curso está dirigido a estudiantes de doctorado, investigadores en las etapas tempranas de su carrera y líderes industriales. La fecha límite para aplicaciones de estudiantes es el 15 de Febrero del 2015. Consulta esta y otras fechas límites en: http://www.taosciences.it/ssbss2015/

5. Lista de cursos y posgrados en SynBio. Si tienes interés en hacer un posgrado o tomar un curso en Biología Sintética, aquí te presentamos algunas opciones que están disponibles. La lista no es exhaustiva y la elaboramos con fines de informar solamente. Iremos extendiendo esta lista conforme más información llegue a nosotros:

1. University of Oxford 

2.SYNBERC 

3.MIT 

4.SYNBIOBETA

5. Genopole

6. Imperial College

7.Edinburgh

8. Newcastle

9. ESBS Strasbourg 

10. University College London 

Perfil emprendedor: Agro&Biotecnia

El desarrollo de FungiFree® es un ejemplo interesante de cómo las instituciones académicas y gubernamentales, junto con emprendedores y profesionales de diversas áreas, pueden hacer sinergia para llevar a una idea desde la mesa del laboratorio hasta el mercado. Esta fórmula puede y debe repetirse en otros laboratorios de las instituciones mexicanas para fortalecer a la economía nacional.

Este 2014 fueron anunciados los ganadores de los premios Innovadores de América en los que fueron reconocidos innovadores latinoamericanos por sus contribuciones en las áreas “del desarrollo social, empresarial, cultural y científico”.

Entre estos innovadores está el Dr. Enrique Galindo Fentanes, investigador de la UNAM y cofundador de la compañía Agro&Biotecnia, quien es reconocido ahora no solamente por su labor académica, sino también por su labor de empresario: él es el ganador de la categoría Empresa e Industria por el desarrollo de FungiFree®, un agente de control biológico para la antracnosis y otras enfermedades en diversos cultivos.

Del laboratorio a los campos de Sinaloa

La antracnosis es una enfermedad causada por el hongo Colletotrichum gloeosporioides. Este hongo prolifera en ambientes húmedos y cálidos, y afecta a frutos como el mango, el plátano, la papaya, el aguacate y los cítricos; se caracteriza por producir manchas oscuras que deterioran la calidad del producto y aceleran su descomposición. El hongo puede encontrar las condiciones ambientales adecuadas para crecer durante las temporadas muy húmedas en el campo o durante los procesos de post-cosecha, especialmente durante la transportación por vía marítima.

El Rodeo Fruit, una compañía basada en el estado de Sinaloa y que exporta a los Estados Unidos de América, Europa y Japón, ha tenido la experiencia de tener cargamentos rechazados en los puertos a los que exportan debido a la presencia de antracnosis luego de malas temporadas.

Los productos de inferior calidad difícilmente entran al mercado internacional y representan pérdidas considerables para los productores (hasta 50% de la producción de los huertos), además de que afectan la confianza de los clientes internacionales existentes. Ante esta situación, los productores tienen la opción de recurrir a pesticidas como algunas sales de cobre, Benomyl y otros fungicidas; sin embargo, debido al impacto ambiental y a la salud pública, así como al desarrollo de plagas resistentes, ocasionados por el uso extensivo de agroquímicos, varios países han establecido límites máximos de residualidad (maximum limits of residuality) de los agroquímicos presentes en los productos que son importados. El Dr. Galindo Fentanes y sus colaboradores (entre los que se encuentra representada la compañía El Rodeo Fruit) comentan al respecto de los límites máximos de residualidad en una publicación del Electronic Journal of Biotechnology, “si esos límites son sobrepasados, los cargamentos pueden ser rechazados e incinerados”.

Una alternativa para disminuir el uso de agentes químicos en agricultura son los agentes de control biológico (ACBs). A finales de los noventas, el Dr. Enrique Galindo Fentanes y el Dr. Leobardo Serrano Carreón junto con un grupo de investigadores de la UNAM y, a partir del 2000, del CIAD (Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C.) trabajaban en el desarrollo de un nuevo ACB para combatir la antracnosis del mango.

En breve, los investigadores aislaron diferentes bacterias y levaduras que habitan normalmente en las hojas del mango; obtuvieron alrededor de 200 aislados diferentes. Luego, pusieron a competir a cada uno de estos aislados contra el hongo causante de la antracnosis del mango: aquellos aislados que inhibieron el crecimiento del hongo en mayor grado fueron seleccionados como candidatos para ser agentes de control biológico. Entre estos aislados se encontraba un bacilo que, luego de caracterizarlo, resultó ser Bacillus subtilis 83. Pero el trabajo apenas comenzaba y, con el apoyo económico del CONACyT, SAGARPA y de la UNAM, siguieron algunos años de pruebas escalamiento y de campo y de modificaciones a la formulación, la cual pasó de ser líquida a ser sólida.

Fue en Diciembre del 2005 cuando la revista mensual Claridades Agropecuarias publicó un artículo escrito por el Dr. Galindo y sus colaboradores; esta revista está dirigida a profesionales de los agronegocios y esto les permitió a los investigadores hacer contacto con la compañía El Rodeo Fruit e iniciar pruebas a una escala todavía mayor en Sinaloa, los cuales tuvieron resultados muy prometedores entre los productores, quienes vieron cómo sus mangos crecían “chapeados” cuando utilizaban el desarrollo del grupo de los doctores Galindo Fentanes y Serrano Carreón.

Del laboratorio a los negocios: la compañía Agro&Biotecnia

 “[nos enfrentamos a] una disyuntiva, porque sabíamos que teníamos un buen producto pero al no tener éxito para colocarlo, las opciones eran seguir tratando de transferir la tecnología a una empresa que apareciera en el futuro, archivar el conocimiento en un cajón o formar una empresa, entonces decidimos irnos por esta última vía”.

-Dr. Enrique Galindo Fentanes

Sin embargo, para que el producto desarrollado por los investigadores entrara a competir en el mercado se necesitaba pericia en un área que, aunque no es totalmente extraña, sí es diferente a lo que un científico hace en su labor cotidiana: los negocios.

El primer reto fueron las cuestiones de propiedad intelectual (IP) y el licenciamiento de la tecnología, o en pocas palabras, ¿quién se dedicaría a aplicar la tecnología y bajo qué términos se manejarían las ganancias?

Los investigadores decidieron asesorarse con la oficina de transferencia de tecnología del Instituto de Biotecnología del  UNAM y, luego de aplicar para una patente bajo el PCT en 2006, comenzaron a promocionar el licenciamiento de la tecnología entre las empresas nacionales sin mucho éxito. La opción que quedaba para los investigadores -si querían llevar al mercado su producto- era fundar una empresa. El Dr. Galindo Fentanes expresó para una nota de la Coordinación de Comunicación y Divulgación de la Academia Mexicana de Ciencias:  “[nos enfrentamos a] una disyuntiva, porque sabíamos que teníamos un buen producto pero al no tener éxito para colocarlo, las opciones eran seguir tratando de transferir la tecnología a una empresa que apareciera en el futuro, archivar el conocimiento en un cajón o formar una empresa, entonces decidimos irnos por esta última vía”.

Agro&Biotecnia S de RL MI fue fundada en el 2008 y obtuvo el licenciamiento de la patente luego de tres años de negociaciones con la UNAM, con la que se acordó la manera de distribuir las ganancias por el desarrollo de sus investigadores. La compañía terminó su período de incubación en el Centro Morelense de Innovación y Transferencia Tecnológica (CeMITT) en el 2010 y en el 2011 consiguió el registro de FungiFree AB® ante SAGARPA y COFEPRIS. Posteriormente, la compañía inició una alianza estratégica con FMC Agroquímica de México, que es una compañía con amplia experiencia en la comercialización de agroquímicos en México.

FMC ha integrado a FungiFree AB® dentro de su línea para productos orgánicos Grow Organic y el producto fue lanzado oficialmente en la Expo Agroalimentaria 2012 en Irapuato, Guanajuato, luego de doce años de investigación y desarrollo.

Perspectivas

El desarrollo de FungiFree® es un ejemplo interesante de cómo las instituciones académicas y gubernamentales, junto con emprendedores y profesionales de diversas áreas, pueden hacer sinergia para llevar a una idea desde la mesa del laboratorio hasta el mercado. Esta fórmula puede y debe repetirse en otros laboratorios de las instituciones mexicanas para fortalecer a la economía nacional con nuevos productos, nuevos nichos y oportunidades de mercado, trabajos para profesionales de diferentes disciplinas, y generación de capital humano altamente especializado.

Actualmente FungiFree® es aplicado para controlar la antracnosis de mango, papaya, aguacate y cítricos y también ha sido aplicado para el control de la cenicilla polvorienta, extendiendo su aplicación a quince cultivos; además, el producto ha sido reconocido como uno de los avances más importantes de la biotecnología del 2012 por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. Mientras tanto, la compañía Agro&Biotecnia se mantiene activa y continúa desarrollando nuevos productos para tratar otras enfermedades de las plantas.

iGEM en Latinoamérica: Ollin IPN México-Zamorano

La competencia internacional de máquinas genéticamente modificadas (iGEM) está por comenzar y hasta el 15 de Abril había 14 equipos de Latinoamérica registrados. Entre los países que participan este años están: México (UNAM, UANL, Universidad de las Américas,  ITESM Campus Querétaro, Campus Monterrey y la UPIBI, así como el ITESM Campus Estado de México y Campus Guadalajara), Colombia (Universidad de los Andes), Chile (Universidad Mayor) y Brasil (Universidad Federal del Amazonas y la Universidad Federal de Minas Gerais).

A lo largo del verano, los equipos habrán de desarrollar un proyecto de Biología Sintética en el que utilizarán algunos BioBricks del Registro de Partes Biológicas y desarrollarán nuevos. Las diferentes categorías en las que competirán son: energía, ambiente, alimentos y nutrición, avance fundacional, salud y medicina, procesamiento de información, manufactura, aplicaciones nuevas, arte y diseño, laboratorios comunitarios, emprendedores, medición, microfluídica, política y práctica y, finalmente, software. Asimismo, habrá un nuevo esquema de premiación en el que dentro de cada categoría se entregarán reconocimientos adicionales en arte y diseño, medición, política y prácticas, así como en software, con la finalidad de reconocer de manera justa los proyectos destacados de los más de 230 equipos que participan a nivel mundial.

Ollin México-Zamorano

Los aztecas antiguos sabían que la base de la vida es el movimiento: el espacio y el tiempo estaban profundamente ligados en su manera de entender el paso de las eras. Los estudiantes del equipo iGEM del Instituto Politécnico Nacional de México y de la Universidad Zamorano en Honduras eligieron la palabra Náhuatl que precisamente significa movimiento: Ollin.

Para sus instructores, la competencia iGEM es una herramienta de enseñanza muy importante en la que han sido testigos y guías en el proceso en el que sus estudiantes aprenden sobre temas avanzados en ciencia, en planeación y gestión de proyectos, en relaciones públicas, networking y muchas otras competencias que son valiosas para su futuro como profesionistas.

Leonor Patricia Rodríguez Pascual, instructora del equipo, comenta: “[iGEM representa] la posibilidad de orientar y acompañar a mis alumnos hacia el descubrimiento de nuevos horizontes de la Biotecnología, de apoyarlos en la generación de nuevas formas de pensamiento y de que interaccionen con grupos de investigación juveniles internacionales”. A esto, el instructor César A. Jiménez añade: “me parece que esta competencia puede desarrollar el interés en el campo y orientar a los estudiantes hacia este, uno de los campos para la próxima gran revolución científica”.

Los estudiantes esperan no solamente incrementar sus habilidades, sino también tener la oportunidad de conocer y compartir ideas con sus pares a nivel internacional y claro, competir con ellos.

Omar Mayorga Pérez, estudiante del equipo, comenta: “yo nunca he participado en iGEM. Siendo esta mi primera vez, yo espero que la competencia sea el equivalente a encuentros que hacen los aficionados a la robótica. Que llegues y empieces a charlar con otros compañeros de otro lado del mundo sobre la Biología Sintética. Que en un ambiente informal se puedan discutir nuevos avances, nuevas ideas y en el futuro, a raíz de esos momentos de camaradería, surja la idea que cambie todos los esquemas. Espero de iGEM que sea un lugar para conocer, compartir y aprender”.

El estudiante Édgar Yonik Baños comenta: “mis expectativas en este iGEM son desarrollarme en un campo nuevo y del cual conozco poco; asimismo, emplear mis conocimientos y habilidades en un proyecto que represente a mi escuela, mi país y mis compañeros”. También acerca de sus expectativas, el estudiante Diego Garfias agrega: “espero poder plasmar todos los conocimientos hasta el momento adquiridos, no sólo académicos, sino de vida y experiencias […] espero poder tener la oportunidad de conocer los puntos de vista y las metas de otros equipos que representan a países e instituciones en una diferente posición a la nuestra.

Life in colors: la vida en colores

El monitoreo del crecimiento de los microorganismos es crucial para los procesos industriales en los que estos organismos están involucrados. Algunos productos biológicos solamente pueden ser producidos durante cierta fase del crecimiento, como los metabolitos secundarios, los cuales son producidos durante la fase estacionaria.

Actualmente es posible encontrar medidores de densidad óptica en línea para biorreactores con las que se determina la fase de crecimiento del lote. Sin embargo,  ¿qué tal si fuera posible determinar la fase de crecimiento en la que se encuentra el cultivo a simple vista?

El proyecto del equipo iGEM Ollin México-Zamorano consiste en acoplar la producción de pigmentos a las transiciones entre fases de crecimiento. Jesús Alfonso Pérez Aquiahuatl, estudiante del equipo, comenta:  “el proyecto en el que estamos trabajando consiste en al recombinación del DNA de Escherichia coli para lograr acoplar enzimas de una ruta metabólica específica que, durante la cinética de crecimiento, nos permitan reconocer la fase de crecimiento en la que se encuentra el cultivo dentro de un biorreactor por medio de compuestos que muestran un color específico. De esta manera se facilitará la identificación de la fase de crecimiento y se ahorrará tiempo en ensayos que llegan a ser largos”.

Luis Daniel Ferrer agrega: “trata de la expresión de genes reporteros sincronizada con cada una de las etapas del crecimiento clásico de una fermentación en lote, de ahí nuestro nombre al proyecto life in colors”.

Más allá de los retos técnicos que el equipo tendrá que sortear durante la competencia, como en generar y probar sus construcciones genéticas y encontrar una manera para compensar la saturación y presencia de la señal fuera de la fase de crecimiento de interés, el objetivo del proyecto tomado aparte resulta interesante: la determinación de la fase de crecimiento de un cultivo a simple vista será de utilidad en aquellos ensayos en los que tengan que correrse varias muestras a la vez o incluso como herramienta para el estudio básico de las fases del crecimiento y sus relaciones con los procesos celulares.

La vida en el equipo

Como en todo proyecto, la fase de planeación y de organización es un proceso en el que los integrantes deben estar dispuestos a explorar y debatir diferentes ideas para beneficio del equipo. Pero los retos no solamente vienen de dentro de la organización del equipo; la estudiante Samantha Canedo Figueroa comenta al respecto: “los principales retos que he percibido dentro del equipo son la desorganización, la falta de confianza, la falta de tiempo por otras ocupaciones y la recaudación de fondos”.

No obstante, en esto no están solos. Los más de 230 equipos de la competencia han sido testigos de un aumento de los costos de inscripción a la competencia. El equipo iGEM Ollin México-Zamorano ha organizado algunas ventas de comida para recaudar fondos en los que han tenido la oportunidad de darse a conocer a la comunidad.

Al respecto de las soluciones que han encontrado a los retos que se han presentado, Jesús Alfonso Pérez Aquiahuatl comenta: “el habla, el respeto, la confianza y el saber escuchar son herramientas que nos han permitido crecer como equipo y y amigos. La organización y la contribución de todos han sido factores muy transcendentales que han permitido que las actividades planeadas y elaboradas hasta la fecha hayan sido un éxito”. A lo que Daniel Dávila, estudiante también, agrega: “algunas soluciones que hemos encontrado para los retos es la prueba y error con las distintas empresas e instituciones a las que se les solicitaba el apoyo, cada encuentro con cada empresa nos hacía darnos cuenta de nuestros errores y aprender a solucionarlos”. Los integrantes del equipo han pasado por muchos retos y el más grande ya está en puertas: durante el verano, habrán de llevar a cabo su proyecto.

Finalmente, sus instructores dan también un mensaje a todos aquellos maestros que están pensando en organizar un equipo iGEM dentro de su universidad. El instructor Jonás Martínez Limón comenta: “la experiencia es muy gratificante y nos permite también a nosotros acercarnos al as nuevas tecnologías del área”, mientras que el instructor César A. Jiménez dice: “no se desanimen, es difícil empezar, pero siempre hay formas y vías para lograrlo si se sabe buscar y se posee paciencia y perseverancia”.